Ojo Seco

Dra. Martina Larroude

El ojo seco ocurre como consecuencia de una producción insuficiente de lágrima o una evaporación rápida de la misma. Es más común en las mujeres, estando esto relacionado como una condición hormonal.

¿Cuáles son las causas?

  • Ambientales (aire acondicionado, viento, calefactores)
  • Fármacos
  • Exposición solar
  • Tabaquismo o estar en un ambiento con humo
  • Enfermedades autoinmunes como Síndrome de Sjögren – Artritis Reumatoidea
  • Rosácea

¿Cuáles son los síntomas?

El paciente puede experimentar ardor, sensación de arenilla o cuerpo extraño, fotofobia, dolor tipo puntada, lagrimeo, picazón y/o enrojecimiento.

¿Cómo sé si tengo Ojo Seco?

El oftalmólogo cuenta con métodos objetivos que permiten obtener información sobre la producción y evaporación lagrimal, los mismos son:

BUT: tiempo de ruptura de película lagrimal, es una medida de valoración de la integridad de la misma, cuando el BUT esta disminuido es la representación de la disminución de mucina, evaporándose por este motivo más rápido.

Schirmer: la capa acuosa de la película lagrimal.

Rosa de Bengala: permite observar las zonas con ausencia de mucina, signo característico de las células que no están sanas. Las células sanas no captan la coloración ya que en su composición normal las sustancias la bloquean, por esto este método nos permite conocer la integridad de la película lagrimal.

Tratamiento

Habitualmente la primera herramienta es la utilización de lágrimas artificiales con o sin conservantes según la tolerancia y la necesidad del paciente.

Medidas nutricionales como ingerir alimentos ricos en omega 3 o bien complejos vitamánicos que lo contengan son validas.

Si la lágrima se evapora rápidamente puede ser útil la oclusión del punto lagrimal de manera temporaria para lograr de esta manera que la lágrima permanezca mas tiempo en contacto con el ojo, dentro de los dispositivos encontramos al Punctum Plug.

Nuevos Tratamientos

En otros casos, cuando existe disfunción de glándulas de Meibomio, como por ejemplo en pacientes con Rosácea ocular, la lágrima se evapora muy rápidamente por déficit de su componente lipídico. En estos casos nuevos tratamientos como la LUZ PULSADA (IPL) y el ILUX disminuyen la inflamación del borde palpebral, restaurando el drenaje normal de las glándulas de Meibomio, mejorando la calidad de la lágrima para mantener la superficie ocular lubricada y sana.

Es importante destacar que ninguno de estos dos procedimientos genera una molestia estética para el paciente ya que no pueden ser observados a simple vista.

Prevención

Con hábitos saludables como los que sugerimos a continuación, tus ojos estarán bien por más tiempo:

Alimentación sana

Somos lo que comemos, los alimentos son nuestro combustible y de ellos depende la calidad de vida del organismo y todo lo que él produce.

Una dieta que incluya pescados de agua fráa como el salmón, o de aguas azules como la sardina; rica en vegetales, especialmente de color verde oscuro; legumbres y frutas, aporta minerales, antioxidantes y vitaminas A, E y C. También le dará al organismo Omega 3 y 6 que son ácidos grasos insaturados, componentes esenciales para el buen funcionamiento de las glándulas y la calidad lagrimal.

Buena higiene

Es importante cuidar la calidad y cantidad de maquillaje que se usa sobre los párpados; y especialmente, quitárselo antes del descanso.

Cuidar la vista

Si trabajamos muchas horas con la vista puesta en un punto fijo, frente a la computadora, u otro tipo de pantalla; si manejamos o leemos, deben hacerse descansos frecuentes, o pequeños recreos para cambiar la distancia de enfoque; parpadear o simplemente cerrar los ojos por unos minutos.

Evitar los ambientes nocivos

Durante los dáas de sol usar anteojos con factor protector de radiación ultravioleta (400% UV). Los más recomendables son los envolventes.

Si es posible, evite al máximo los lugares cerrados o cargados de humo de cigarrillo, sobre todo si sospecha que puede padecer de ojo seco. En ese caso, además, consulte inmediatamente al oftalmólogo para tener un diagnóstico certero y hacer el tratamiento que él defina.

Tratamiento Blefaritis

La limpieza palpebral debe realizarse con regularidad para evitar recaídas y debe convertirse en una rutina diaria, como cepillarse los dientes. En caso de blefaritis o disfunción de las glándulas de Meibomio (DGM), la higiene palpebral consiste en tres fases:

  • 1) Calentamiento de los párpados
  • 2) Masaje de los párpados
  • 3) Limpieza de los párpados y pestañas.

1) Moje párpados con agua caliente

(Puede hacerse en la ducha)

2) Masajes

Ejerciendo una ligera presión sobre los párpados, utilizando su dedo índice de fuera hacia dentro (A) y en paralelo al borde del párpado (inferior y superior) para eliminar las sustancias grasas. Debe realizar una presión hacia adentro, por encima de las pestañas del párpado superior (B) y por debajo de las pestañas del párpado inferior (C). Este paso es fundamental: el masaje de los párpados permite expulsar las secreciones de grasa licuada de las glándulas tras el calentamiento.

3) Limpie párpados y pestañas

Con el ojo cerrado, aplique shampoo neutro (Ej: Johnson) sobre el párpado y las pestañas realizando un ligero masaje mediante movimientos circulares.

Recuerde... La higiene de los párpados es un proceso simple y eficaz que no debe llevarle más de 15 minutos.

Una Blefaritis NO se cura, pero SÍ SE CONTROLA. El secreto del éxito es la constancia, para evitar la reaparición de los síntomas.Se recomienda realizar la higiene palpebral diariamente, mañana y noche.